Esta guía de Viena esta inspirada en esta preciosa ciudad una auténtica perla para el mundo, voy a proponerte una ruta de tres días,aunque si quieres visitar bien la ciudad te llevara al menos 5 días .

Hay muchas razones para que Viena ostente el título de Capital Mundial de la Música. Por ejemplo, aquí compusieron y estrenaron algunas de sus más bellas obras músicos imprescindibles: Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Antonio Vivaldi, los Strauss (padre e hijo), Franz Schubert, Joseph Haydn, Richard Wagner, Johannes Brahms… Una lista incompleta a la que habría que sumar al gran Herbert von Karajan, probablemente el director de orquesta con más personalidad del siglo XX. Y, para rizar el rizo, Viena es también la sede del coro más conocido del planeta: los Niños Cantores.

Así que no es de extrañar que casi todo gire en torno al arte del pentagrama. Se percibe en el paseo por sus principales vías, en las que salen al paso personajes vestidos al estilo barroco palaciego, que venden entradas para los espectáculos musicales que hay a diario en sus muchas salas de conciertos públicas y privadas. Se los ve sobre todo en el Graben, plaza (o paseo) peatonal y comercial del centro de la ciudad y punto de encuentro de sus habitantes en torno a la llamada Columna de la Peste, conjunto escultórico del barroco erigido como acción de gracias por el fin de la epidemia de 1679.

QUE VISITAR EN GUÍA DE VIENA

Catedral de San Esteban

La Catedral de San Esteban (Stephansdom en alemán) es la catedral de Viena. Esta es la iglesia madre de la Arquidiócesis de Viena y  la sede del arzobispo de Viena. Esta catedral es de estilo gótico, pero se encuentra en el centro de un barrio barroco. A medida que la institución religiosa más importante de la capital austriaca se ha formado en ella , la catedral ha sido testigo de muchos acontecimientos importantes en la historia de la nación y se ha convertido, con sus azulejos multicolores, uno de los símbolos más reconocibles de la ciudad. Imprescindible en tu guía de Viena.

Palacio Imperial (Hobburg)

En plena ciudad de Viena se levanta el Hofburg, uno de los edificios imperiales de los Habsburgo, lleno, hasta los bordes, de colecciones de un valor incalculable, pero no artísticas, sino domésticas.
La suntuosidad y el lujo de la vida cotidiana de los monarcas de la familia, que durante más de siete siglos habitaron el palacio, queda patente en el recorrido que hacemos por el antiguo castillo, mil veces reformado y embellecido en su interior.
Las colecciones empiezan mostrándose en cada lugar de el palacio ,desde las cuberterias de plata y oro, vajillas de la más fina porcelana oriental y europea, centros de mesa y candelabros de oro macizo, delicadas fuentes que parecen romperse con sólo mirarlas, conjuntos de viaje  para un día de campo o una travesía por mar y las más delicadas servilletas y manteles sobre los que poner las finas copas del mejor cristal veneciano.
Después del final de la era de los Habsburgo, todos los objetos pasaron a formar parte del patrimonio estatal y hoy es uno de las representaciones más bonitas que puede observar el público.
Te recomiendo que te detengas en muchos objetos para poder  deleitarte con la filigrana dorada, el doblado de servilleta al modo imperial, o las pinturas que adornan los fondos de plato.
Es una autentica maravilla lo que han conseguido aquí ,conservar de tan buena forma todos los objetos.

Hoher Markt Clock (Ankeruhr)

Es todo una curiosidad y maravilla su visita , recomiendo verlo a las 12 que salen todos los personajes y cada uno con una música distinta.Es lento pero vale la pena ver estas reliquias que actualmente funcionan, solo dedicaras un poco de tu tiempo y luego lo agradecerás.

Parlamento de Viena

La fachada neoclásica y los pilares helénicos del conjunto del Parlamento son una creación de Theophil Hansen en 1883 y te causaran  una impresión espectacular. Es como encontrarme con una reconstrucción del Partenón encajado en medio de la capital austriaca. Su altura considerable, hace que desde lejos parezca subido a un alto.
Una vez dentro del conjunto la impresión crece y se hace más manifiesta, potenciada por la magnífica fuente de Atenea flanqueada por sabios con multitud de detalles en dorado, que le dan aún más brillantez al lugar. El marco en el que se encuentra también es único,sobre todo  a su alrededor con los Museos, el Ayuntamiento, el Burghteather… Todo un despliegue de decorado único que forman un rincón muy importante del esplendor vienés.Muy recomendable en tu guía de Viena.

Museo KunstHausWien

El museo presenta una única colección del artista austríaco Friedensreich Hundertwasser, incluyendo pinturas y trabajos gráficos. Aplicaciones de arte, diseños arquietectónicos y ejemplos del artista con el medio ecológico. Lo más curioso del museo, en mi opinión, es el piso. Es totalemnte ondulado y hay hasta que caminar con cuidado. Del estilo Art Nouveau, y sus características de reseñar la naturaleza, el artista decía que el arte tenía que poder verse, sentirse y tocarse. Los piés son muy sensibles y también tienen que experimentar el arte.

Belvedere Palace and Museum

Los jardínes y palacios de Belvedere se encuentran muy cerca de la Karlsplatz, entre las calles Rennweg y la Prinz-Eugen-Strasse, donde hace muchos años estaba la entrada de la ciudad. Según por donde se entre se accederá a uno de los dos palacios que forman este monumento.

Ambos son museos que albergan diferentes colecciones de arte. En el superior hay obras de artistas tan famosos como Gustav Klimt, con “El beso”. El palacio de abajo albergaba los aposentos reales. Fue mandado construir por el Príncipe Eugenio de Saboya
Justo en el mismo recinto hay otra especie de Palacio que ahora se ha convertido en un hotel, bastante caro, por cierto.
Y entre medias de los Palacios están los enormes jardines, con sus fuentes, esculturas, pequeños laberintos de arbustos…

Todo a lo grande y muy señorial, como la Viena de época.
A los jardines se puede entrar gratis para pasear un poco por ellos y perderse entre tanta grandeza, como casi todo en Viena. En ellos es donde se celebraban muchas de las fiestas que daba el Príncipe.
Si se está por la zona o si interesa mucho los museos, merece la pena pagar por verlo , pero tampoco es nada excepcional si se compara con otros palacios reales de la ciudad y solo con la visita a los jardines será espectacular.

Opera de Viena (STAATSOPER)

NO conviene en tu guía de Viena irse sin visitar la archiconocida Staatsoper, en un lateral de la misma se pueden ver los horarios de los diferentes dias y en un monton de idiomas. Las entradas se compran 15 minutos antes de la hora establecida para cada visita, se accede por la pequeña puerta que hay situada justo al lado del cartel que muestra el horario .

El guia te conduce por todo el edificio, en una visita de alrededor de una hora, te cuenta todos los detalles y secretos del edificio, visitas el escenario, el salon de butacas, la planta de palcos y la sala privada que pertenecia al monarca.

Te recomiendo mucho su visita , se te hará corta  y es realmente bonito por dentro.

Calle Kamtner Strasse

Es una de las calles principales del centro de Viena, de las más transitadas y de las que más vida tienen de toda la ciudad. Esta calle, que arranca prácticamente en la misma ópera, un poco más abajo, en Karlsplatz, lleva hasta la famosa catedral de San Esteban. La parte peatonal de la misma arranca en la ópera y a ambos lados hay tiendas y más tiendas, muchas de ellas de grandes firmas. Es una calle muy comercial, y también la de sus alrededores, aunque en esta se ponen las tiendas, restaurantes y cafés con más nombre. Junto a las tiendas de ropa y otros elementos, también hay muchas de recuerdos donde comprar de todo para tu viaje.

Junto a ello, tiene numerosos cafés con sus terracitas donde, si acompaña el buen tiempo, detenerse a tomar un café mientras se ve a la gente es una autentica maravilla. Está bastante bien cuidada y no merece la pena decir que hay que visitarla porque por una o por otra váis a pasar por ella casi seguro. No es la calle más cara de la ciudad, aunque tampoco es de las más baratas.
Toda ella está rodeada de imponentes y majestuosos edificios, muy recargados de estatuas, adornos y más elementos ornamentales que dan cuenta de la época dorada que vivió la ciudad.En Navidad es una de las más decoradas y por todos lados hay luces y adornos que la hacen más interesante, al ser una calle comercial, se esmeran bastante en esta zona.

St. Charles’s Church (Karlskirche)

Situada en la emblemática Karlsplatz, en el corazón de Viena, se encuentra el Karlskirche, uno de los iconos de Viena. La mejor manera de llegar a ella es con el metro, en la parada Karlsplatz o el tranvía 71. La entrada al templo son 6 €. Fue construida por Carlos VI al acabarse la peste de 1713. Las 2 columnas trajanas que flanquean la fachada tienen 33 metros de altura y están decoradas con motivos de la vida del Santo. La visita incluye la subida a la cúpula desde donde se tiene una bonita panorámica de la ciudad.
Por la noche está iluminada hasta cerca de las 00:00 y es posible sacar unas muy buenas fotos nocturnas.

Cementerio Central (Zentralfriedhof)

El Zentralfriedhoff es el principal y más grande cementerio de Viena, que una vez estuvo localizado en las afueras de la ciudad, aislado, pero que con el crecimiento imparable de la urbe durante el periodo Habsburgo, se vio engullido por ella.
Es necesario y recomendable coger un transporte urbano para llegar hasta él, ya que debemos ahorrar fuerzas para recorrerlo, ya que es muy grande. Lo ideal es un tranvía, que nos deja en cualquiera de las entradas principales. Te recomiendo hacerlo de esta manera, y más concretamente en uno de los antiguos, de chapa y madera. Una experiencia única, en un día con un sol radiante y una temperatura “agradable” te dejara pregonado de el ambiente de Viena.
Pero vamos a detallar el recinto.
Como un gigantesco jardín, que parece destacar más por su frondosa vegetación, aún en invierno, que por sus tumbas y lápidas, es visitado por todos los vieneses que necesitan un poco de paz y tranquilidad alejados de la bulliciosa y trepidante Viena.
Los melómanos también disfrutamos sobremanera del camposanto porque, para presentar nuestros respetos, buscamos en primer lugar las tumbas de los auténticos genios inmortales como Schubert, Brahms, Beethoven o la familia Strauss que están inhumados en el Cementerio Central.
Desde 1884, este lugar ha sido lugar de enterramiento de más de 3 millones de personas, con una capacidad actual de 300.000 tumbas, que lo han convertido en uno de los mayores de Europa.
La tolerancia del pueblo austriaco ha permitido, que por lo menos en la muerte convivan las tumbas cristianas, con las ortodoxas ( hay tumbas de princesas rusas), judías, budistas ( Parque de la Quietud), islámicas y protestantes.
Y es que para los vieneses, esto de la muerte no es el final, y por ello gustan, desde siempre de despedir a sus difuntos con toda clase de fastos que llaman ” de primera clase”, que incluye hasta bandas de música y que es lo que ellos denominan Schöne Leich.
La relación tan grande de los vieneses con este recinto llega más allá de lo que imaginamos. Se quedará la boca abierta cuando conozcas  que en la época de la guerra los vieneses cultivaban verduras entre las tumbas y crecían abundantes y sabrosas.No puedes dejarlo fuera  en tu guía de Viena.

Palacio de Schönbrunn

La antigua residencia imperial de verano es de las cosas que no puedes perderte en esta preciosa ciudad, el interior es precioso así como los jardines, La glorieta, con sus arcos neoclásicos se encuentra en la cima de una colina desde la que se pueden ver una vista impresionante, en verano algunos días se celebran conciertos  a muy buen precio, y que ofrecen un gran espectáculo.

Me temía que visitar 40 habitaciones de este palacio sería una pesadez, pero nada de eso. Los aparatos que te dan a la entrada te explican de una manera muy escueta lo que hay en cada habitación y se hace muy llevadero y agradable.

Museo de Historia del Arte de Viena

El Museo de Historia del Arte de Viena es uno de los mejores museos de arte que se pueden encontrar en todo el mundo. Se encuentra en la María Theresien-Platz, frente al Museo de Historia Natural, con el que guarda prácticamente el mismo estilo. La construcción de los edificios se basó en los planos de Gottfried Semper y Karl Freiherr von Hasenauer, siendo inaugurados conjuntamente en el año 1891.

En nuestra visita podremos disfrutar no sólo las distintas obras que en ella hay, sino también los magníficos interiores del edificio.
En el Kunsthistorisches Museum (KHM) se recoge la colección de arte de los Habsburgo. Ésta es enormemente amplia y diversa. Está dividido en tres plantas.
En la primera se distribuyen fundamentalmente las colecciones de arqueología, escultura y artes aplicadas de la Antigüedad, incluyendo las relativas a Egipto, Oriente Próximo, Grecia y Roma.
En la segunda planta nos encontramos con las múltiples salas dedicadas a la pintura. Aquí encontraremos las obras más famosas de artistas como Rubens, Brueghel el Viejo, Durero, Tiziano, Vermeer, Tintoretto, Arcimboldo, Velázquez, etc. Esta segunda planta se distribuye en “pintura italiana de los ss. XV-XVI”, “pintura italiana de los ss. XVII-XVIII”, “pintura holandesa de los ss. XV-XVI”, “pintura flamenca del s. XVII”, “pintura holandesa del s. XVII”, “pintura alemana” y “pintura española, francesa e inglesa”.
En la tercera planta destaca el Gabinete Numismático, con una colección muy interesante y variada tanto en el tiempo como en el espacio.
La entrada al museo es un poco cara, pero está en la media de lo que cobran la mayoría de los museos austriacos y la calidad de éste lo justifica. Llegar al KHM será fácil, andando o por medio de los transportes públicos (metro y tranvía).
Por último, hay que señalar que al KHM están asociados otros museos en la ciudad, concretamente, los situados en el Neue Burg, la cámara del tesoro del Hofburg, y otras colecciones en el Palacio de Schönbrunn y en el Palacio Ambras. Muy recomendable en tu guía de Viena.

Museo de Leopold

En el Museo Leopoldo se exhiben las magníficas obras de Gustav Klimt y otros representantes del modernismo vienés. También cuenta con la mayor colección que existe del pintor Egon Schiele. Posee una colección permanente, que está distribuída en cinco plantas que alcanzan un espacio de 5.400 m2. Es una selección de obras maestras del Secesionismo y Modernismo vienés, junto con piezas de Expresionismo austriaco. Estos fondos que fueron recopilados por Rudolf y Elisabeth Leopold durante el transcurso de 5 décadas, se transfieren a la fundación privada del Leopold Museum en 1994, con el apoyo de la República de Austria y el Banco Nacional Austriaco.

RESTAURANTES DE GUÍA DE VIENA

Hill Restaurant

Sieveringer Strasse 135-137, Viena A-1190, Austria  +43 1 3201111

Comida con bastante calidad y con muy buen servicio,el restaurante parte desde los 20 euros por persona hasta los 60 y puedes elegir platos muy buenos de una carta espectacular.Muy recomendable para una buena cena y muy tranquila.Desde luego muy recomendable si quieres darte un pequeño capricho.

Mini

Marchettigasse 11 | 1060 Vienna, Viena 1060, Austria  +43 1 5954483

Pequeño lugar, fuera del centro neuralgico y de turistas. Por lo que los dueños o al menos encargados se esmeran en ofrecerte excelente trato. Te recomiendo el gulash que seguro que lo podrás comer casi en cualquier lado pero aquí lo preparan de una forma muy buena.Excelente opción a precios por debajo de los que encuentras en la zona turistica y de bastante calidad.Precio medio 15€.

Loca

Stubenbastei 10, Viena 1010, Austria  +43 1 5121172

Restaurante simplemente espectacular ,no entiendo como el chef no tiene una estrella Michelin porque hace una cocina muy buena,te recomiendo que tomes el menú degustación que es simplemente espectacular,el chef te explicara con mucho gusto y detalle cada uno de sus maravillosos platos, desde luego si vas a este restaurante te aseguro que no te dejara indiferente.

Muy recomendable reservar dado que es un local muy pequeño y se llena con mucha facilidad.Precio medio 35€.

Espero que esta guía sea de utilidad y la deis provecho ,hasta pronto viajeros.