Esta guía de París para mi es una de las más importantes de Europa ,tengo afinidad con otras ciudades pero he de reconocer que París es diferente ,te lo aseguro, sus calles y su historia la hacen distinta a las demás ,es decir una verdadera joya en Europa.

Así describe Enrique Vila su juventud en París:

“Al otro lado de la balanza, encontramos París. Esa ciudad, tal vez porque no se acaba nunca y porque, además, es maravillosa, puede con todo, puede con todas las causas que el hombre encuentra para ser infeliz (…) ¿Qué hacía, Dios mío, desesperado en París? No se podía ser más imbécil”.

Cada uno de sus rincones es literatura y cuando estés en ella si has leído mucho sobre ella veras que te va atrapando,como la ciudad de Oviedo en España ,te traslada hasta al más  despistado a  miles de referencias literarias, poéticas y cinematográficas. París es sin duda : la más romántica del mundo, la más culta, la más refinada… pero por muy largo que sea el etcétera de apelativos y adjetivos que se le han asignado, siempre se le quedan cortos,porque es distinta.

La ciudad está organizada por los  ‘Arrondisements’ (distritos) numerados del 1 al 20 que se distribuyen concéntricamente, formando una especie de espiral con forma de caracola. Los parisinos tienen una concepción muy precisa de estos distritos y, bajo la placa de cada calle, el viajero puede encontrar el número al que corresponde. La ciudad está atravesada por el Sena, precioso como el solo que divide París en una zona al norte y otra al sur.

Se empiece por el punto que se empiece, no hay forma de  dar con un barrio que no sea de interés: se pueden revivir los tiempos antiguos  del cancan y el cabaret o seguir los pasos de Amélie Poulain en Montmartre; recorrer extasiado las mansiones  o tomar algo en uno de los modernos locales del Marais; hojear libros antiguos en los puestos que bordean el Río Sena; callejear por los mercados callejeros del Barrio Latino; perderse en intrincados jardines a la francesa, como Luxemburgo o las Tullerías…

El centro de la ciudad tiene un tamaño correcto para realizarlo a pie. A cada pocos pasos encontramos un monumento histórico famoso, o un acogedor café, o una elegante boutique o un concurrido bulevar. Pocas capitales europeas cuentan con un inventario de puntos de interés tan largo como el de París: la Torre Eiffel, Notre-Dame, Campos Elíseos, la Place Vendôme, el Arco del Triunfo, la Bastilla, la Ópera de Garnier, los Grandes bulevares, la Sorbona o el Pont Neuf, por nombrar solo algunos de ellos.

TORRE EIFFEL

Las mejores vistas desde la torre se encuentran el la segunda planta donde hay un mirador ,donde podrás contemplar casi todo París.

En la primera planta encontrarás la historia en vivo de la Torre Eiffel ,donde podrás ver en imágenes como se realizo y como contribuyo a la historia de París.

Ya en la última planta podrás tomar un champan o comer un menú en su restaurante panorámico,hay varias aplicaciones donde te cuentan la historia pero se encuentran en Inglés y Francés.

App Google play    App Apstore

 

NOTRE DAME

Lo mas importante de Notre Dame es su historia y su encanto vamos a detallarla un poco.

Las torres de Notre Dame
Notre Dame tiene dos torres de 69 metros en su fachada. Accediendo a la parte superior de las torres, además de apreciar las fantásticas vistas, podréis visitar el campanario en el que vivió el mítico Jorobado de Notre Dame y ver de cerca las múltiples gárgolas.

Para visitar las torres se accede a través de la entrada del lateral izquierdo de la catedral y se suben 387 empinados escalones a pie, ya que Notre Dame no dispone de ascensor.

Como consejo, la mejor opción es madrugar y llegar antes de las 10 de la mañana para ser de los primeros en la cola. Ésta va realmente lenta y durante el día puede durar más de dos horas.

Visitar Notre Dame
Para los viajeros que visiten Notre Dame durante el fin de semana y quieran aprender más sobre la catedral, se ofrecen visitas guiadas gratuitas en español todos los sábados a las 14:30 horas.

Si no podéis ir un sábado, también podéis disfrutar de visitas guiadas en inglés los miércoles y jueves a las 14:00 horas o bien alquilar una audio guía.

La cripta
Situada en el subsuelo de la plaza de Notre Dame, la cripta contiene las ruinas descubiertas durante las excavaciones de 1965. Fue abierta en 1980 y su entrada se encuentra en el número 1 de la plaza.

CAMPOS ELÍSEOS

Con una longitud de casi dos kilómetros que no te puedes perder ,en esta zona  se comunican el Arco del Triunfo y la Plaza de la Concordia, los Campos Elíseos (Champs-Élysées) componen la arteria más bella y conocida de París, además de una de las avenidas más famosas del mundo.

Los Campos Elíseos también son un lugar importante para el ciclismo, ya que es donde se sitúa la meta del Tour de Francia.

Un paseo por los Campos Elíseos
La avenida se encuentra dividida en dos partes que se pueden diferenciar fácilmente. La zona más baja de los Campos Elíseos, situada junto a la Plaza de la Concordia, se encuentra rodeada de jardines presididos por imponentes edificios como el Palacio del Descubrimiento, el Petit Palais y el Grand Palais.

La parte alta de los Campos Elíseos comienza en la Place de l’Etoile junto al magnífico Arco del Triunfo y está compuesta por tiendas de lujo, restaurantes, cines y algunos grandes almacenes.

Al finalizar la Avenida de los Campos Elíseos, en el lado opuesto al Arco del Triunfo se extienden la Avenida de la Gran Armada y la Avenida de Charles de Gaulle que llevan hasta el Gran Arco situado en el moderno barrio de La Defensa, uno de los principales centros de finanzas de la Unión Europea.

Desde el Gran Arco se obtienen unas vistas sin igual de la Avenida de los Campos Elíseos.

PLACE VENDOME

La Plaza Vendome, realizada siguiendo los patrones del urbanismo clásico francés, es una de las plazas más famosas de París. Rodeada en su práctica totalidad por imponentes y sobrios edificios, en la plaza se encuentran diversas tiendas de gran prestigio como Dior, Chanel o Cartier.

En la actualidad la Plaza Vendome acoge las joyerías y tiendas de moda más prestigiosas de París, además de los lujosos hoteles Ritz y Vendome.

Aunque los precios de las tiendas de la plaza no están al alcance de todos los bolsillos, merece la pena dar un paseo por la zona y observar sus escaparates.

ARCO DEL TRIUNFO

El Arco del Triunfo es, junto a la Torre Eiffel, el monumento más representativo de París. Con unas dimensiones de 50 metros de alto y una base de 45 por 22 metros, el Arco del Triunfo representa las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón,todo un icono en su historia.

La base del Arco del Triunfo

En la base del Arco del Triunfo encontraréis la Tumba del Soldado Desconocido, un monumento erigido en 1921 que con una llama siempre encendida representa a todos los franceses que murieron en la Primera Guerra Mundial y nunca fueron identificados.

En los cuatro pilares del arco están grabados los nombres de las batallas ganadas por los ejércitos napoleónicos y los de 558 generales franceses, algunos de los cuales murieron en combate y sus nombres se encuentran subrayados.

Acceder y subir al Arco del Triunfo
A pesar de que su altura es muy inferior a la de la Torre Eiffel, las vistas desde la parte superior del Arco del Triunfo resultan igual de impresionantes. El dinamismo de París en la confluencia de doce de sus principales avenidas es digno de admirar. Las vistas de los Campos Elíseos y de Barrio de la Defensa tampoco desmerecen la subida.

Para entrar al interior del arco y subir a la parte superior es necesario pagar una entrada y subir los 286 escalones que separan la terraza del suelo. En el interior también veremos un pequeño museo y datos sobre su construcción.

Usad los pasos subterráneos
Para llegar hasta la base del Arco del Triunfo existen pasos subterráneos desde las diferentes avenidas. No intentéis cruzar por la calle ya que esta rotonda es una de las más peligrosas del mundo, tanto para los coches como para los peatones.

BASTILLA

La Plaza de la Bastilla es un símbolo de la liberación del pueblo francés, lugar donde se originó la Revolución Francesa. Actualmente no queda nada de la Bastilla, salvo pequeños restos que se pueden ver en la línea 5 del metro. Junto al monumento se alza el edificio de la Ópera de la Bastilla inaugurado el 14 de julio de 1989 coincidiendo con el bicentenario de la Revolución Francesa. La idea de la construcción fue del ex Presidente francés François Mitterrand que pretendía dar una visión más moderna y democrática de la lírica y la música clásica, en contraste de lo que representa la aristocrática Ópera Garnier.

El diseño vanguardista de la Ópera de la Bastilla es creación del arquitecto Carlos Ott, cuyo proyecto fue el elegido entre otros 750 diseños. Cuenta con una fachada acristalada muy moderna y llamativa. En su interior hay 5 escenarios móviles y un aforo para 2.700 personas.

ÓPERA DE GARNIER

Situada en el Palacio Garnier, la Ópera Garnier es un imponente edificio neobarroco que, junto con la Ópera de la Bastilla, conforma la Ópera Nacional de París. Se trata del lugar que inspiró la conocida obra “El Fantasma de la Ópera”.

Un paseo por la Ópera Garnier

Durante el recorrido por el Palacio Garnier es posible contemplar el lujo y la opulencia que rodeaba a las personas que acudían a la ópera, no sólo para disfrutar del espectáculo, sino para ver y ser vistos por la aristocracia.

Algunos de los puntos más llamativos del edificio son los “foyers”, vestíbulos en los que los espectadores paseaban durante los entreactos, los cuales están ricamente decorados con pan de oro y preciosos mosaicos.

Interior del Palacio Garnier
La sala de espectáculos, decorada en tonos rojos y dorados, está iluminada por una enorme araña de cristal que ilumina el curioso techo que parece decorado por las extrañas pinturas realizadas por un niño pequeño. Resulta llamativo el pequeño tamaño de la sala, que sólo cuenta con 1.900 asientos de terciopelo rojo, si lo comparamos con las vastas dimensiones del edificio, que ocupa 11.000 metros cuadrados.

Probablemente uno de los elementos más llamativos del edificio sea la gran escalera de mármol blanco con una balaustrada de mármol verde y rojo que une los dos niveles.

Una visita majestuosa
La Ópera Garnier es un edificio espectacular capaz de transmitir la riqueza y la magnificencia que lo acompañaron en el pasado.

Es posible visitar la ópera por libre o bien hacer una visita guiada. Las visitas guiadas sólo se realizan en inglés y en francés y duran 90 minutos, por lo que es más práctico hacer la visita por libre.

GRANDES BULEVARES

Gran parte del carácter antiguo de la zona lo ostentan las galerías comerciales con arcadas que datan de tiempos napoleónicos. Se conocen como galeries o passages y fueron restauradas para devolverles su antiguo esplendor en los años 70. La Galerie Vivienne, la más elegante de todas, posee una elaborada solería de mosaico de colores. El Passage des Panoramas, el Passage Verdeau y el Passage des Princes tienen un estilo cercano al del viejo París. En estas calles abundan las tiendas exclusivas de alimentación y son famosas por sus fabulosos escaparates.

SOBORNA

En el año 1253, se creó por la iniciativa de Louis IX, una escuela para 16 estudiantes sin recursos que deseaban estudiar teología. Se convirtió en la Sorbonne cuando Robert de Sorbon, confesor del rey, le dio su nombre.
Después del año 1885, la Sorbonne se convirtió en la más importante universidad francesa; y hoy en día sigue siendo una de las principales universidades de París.
La iglesia de la Sorbonne:
Fue construida entre 1635 y 1642 por Jacques Lemercier, según la voluntad de Richelieu. Por cierto, en la iglesia se encuentra la tumba del cardenal, esculpida por François Girardon en 1694. En cuanto a la cúpula, es una obra de Philippe de Champaigne.

PONT NEUF

Decorado con preciosos candelabros negros y más de 300 máscaras talladas, el Puente Nuevo (Pont Neuf), situado en el extremo oeste de la Île de la Cité, es uno de los puentes más bonitos de la ciudad,te encantará te lo aseguro.

Paradójicamente, el Puente Nuevo es el puente más antiguo de París. Además de esto, con 232 metros de longitud es también el puente más largo de la ciudad.

Construido entre 1587 y 1607 fue el primer puente de piedra que se edificó en París, ya que los anteriores fueron realizados en madera.

El puente fue toda una novedad para la época, ya que se convirtió en el primero en cruzar el Sena en toda su anchura, conectando las dos orillas del río y la parte más occidental de la Île de la Cité. Además de esto, se instalaron las primeras aceras para peatones y unos pequeños miradores sobre cada una de las columnas.

La oferta cultural puede llegar a resultar abrumadora. Algunos de los museos más importantes de Europa se concentran en solo unos cuantos kilómetros cuadrados: el inmenso Museo Louvre, con obras y tesoros provenientes; el Centro Pompidou, brújula cultural y artística o el Museo d’Orsay, con su espectacular colección de arte impresionista y postimpresionista.

MUSEO DE LEOVRE

Solo el tamaño del Museo del Louvre puede resultar sobrecoger y hacerte muy pequeño , podrías pasarte semanas enteras entre las momias egipcias o las antigüedades griegas. Sin embargo, si no dispones de mucho tiempo y quiere ver sus principales atracciones como, por ejemplo, La Mona Lisa, La Balsa de la Medusa o La Victoria Alada de Samotracia, simplemente siga el recorrido marcado por la guía que puede coger en la entrada. El entorno del museo, en un antiguo palacio real, sufrió una extraordinaria modernización en la década de los ochenta con elementos como, por ejemplo, la pirámide de cristal de I. M. Pei, uno de los ejemplos más importantes del París moderno,que tanto nos ha dado el Codigo Da Vinci.

Con 35.000 obras de arte, la colección del Louvre abarca el arte occidental desde la Edad Media hasta 1848, además de obras de civilizaciones antiguas y arte islámico. Este inmenso universo artístico de 60.000 metros cuadrados está dividido en ocho departamentos: mundo antiguo oriental, oriente próximo, Antiguo Egipto, Grecia y Roma, arte islámico, esculturas, artes decorativas, pinturas, estampas y grabados. Para hacer la visita más fácil, el museo propone itinerarios guiados para grupos.

Si te interesan el arte antiguo y la arqueología, el Louvre cuenta con una riquísima selección de piezas del Antiguo Egipto, distribuidas en dos plantas del Ala Sully. Entre todas las obras, destaca El escriba sentado o la espectacular Triada de Osiris.

El Ala Denon, en la planta baja, contiene las piezas de la época etrusca y romana, con joyas como el Sarcófago de los esposos de Cerveteri. En esta misma planta se encuentran las colecciones de arte de Mesopotamia, donde destaca el Código Hammurabi o la Antigua Persia.

En la planta primera, se encuentran las salas dedicadas a la Edad Media, el Renacimiento, siglo XVII, los Apartamentos de Napoleón y la impresionante muestra de pintura española e italiana de los siglos XIII a XVIII y francesa de gran formato .

La planta segunda está dedicada por completo a la pintura, con obras francesas de los siglos XIV a XIX y obras maestras de artistas flamencos, holandeses y alemanes. No tienes que perderte: El baño turco, de Ingres, el Autorretrato de Durero o La Virgen del canciller Rollin, de Van Eyck.

En cualquier caso, no podrás verlo todo, pues necesitarías muchos días.

CENTRO POMPIDOU

El Centro Pompidou, creado por Renzo Piano y Richard Rogers en 1972 , es el lugar idóneo para todo lo moderno. Sus creadores dotaron al conjunto de su característico aspecto , luminoso y original, tejido a base de tubos multicolores que consiguen destacar de forma positiva entre el resto de las construcciones que lo rodean.

La audacia del concepto, muy innovador en su época, residía en sacar al exterior del edificio todos los elementos estructurales posibles (conducciones eléctricas, de agua y ventilación) para lograr un espacio diáfano y sin obstáculos en el interior.

En sus seis plantas el centro acoge distintos espacios, desde una completísima biblioteca pública gratuita y una enorme zona dedicada a la documentación de tres plantas.

Su punto fuerte, sin embargo, es el Museo Nacional de Arte Moderno. Cuenta con terrazas descubiertas con esculturas de Calder, Takis, Richier o Miró. Las distintas salas de la quinta planta acogen obras de autores como Picasso, Miró, Matisse o Braque.

La planta cuarta concentra la producción artística comprendia entre los 60 y la actualidad.

Finalmente, el nivel 6 alberga las exposiciones temporales.

Muy recomendable  subir hasta arriba para contemplar otra panorámica distinta de la ciudad.

MUSEO D’ORSAY

El museo está alojado en la antigua estación ferroviaria de Orsay, destruida durante la Comuna de París y reutilizada como pabellón para la Exposición Universal de 1900.

Lo que no te puedes perder en su interior es el D’Orsay, que culmino esta obra  con nuevos materiales como el hierro y el cristal.

Su punto fuerte es la colección de pintura impresionista y postimpresionista, aunque además cuenta con una destaca selección fotográfica y de obras relacionadas con la arquitectura.

Las tres plantas del museo albergan algunos de los cuadros más representativos del realismo, junto a pinturas de Manet, Monet o Cézanne y obras de impresionistas y postimpresionistas (Degas, Millet, Renoir, Pisarro, Latour, Cézanne, Van Gogh, Gauguin, Seurat o Derain).

Si acabaste muy cansado del mastodóntico Louvre, éste es un museo mucho más asequible. No puedes perderte las vistas desde la terraza de la quinta planta. Abierto de martes a domingo.

RESTAURANTES DE PARÍS

EPICURE

112 rue du Faubourg Saint-Honore, 75008 París, Francia  +33 (0)1 53 43 43 40

EL lugar es precioso, el servicio muy bueno , lo profesional de cada una de las personas que atienden te deja sin palabras, cada detalle esta cuidado al máximo, la cristalería, los cubiertos, mantelería, esa caja de postres que es una delicia.

La comida dentro de su excelente calidad es una autentica maravilla ,muy acorde con el sitio,barato no es desde luego, pero para mi uno de los mejores Restaurantes que he probado.

Bistrotters

9, rue Decres, 75014 París, Francia +33 1 45 45 58 59

No esta en el centro ,pero no por ello debes de dejar de ir ,pues para mi los mejores Restaurantes están fuera.

La comida es muy buena y de bastante calidad ,casera y con gran detalle y el precio mucho más razonable no hay que llegar a pagar tanto precio por comer bien en París ,una verdadera joya.( 30 o 35 €)

L’Ange 20 Restaurant

8 Rue Geoffroy L’Angevin, 75004 París, Francia +33 (0)1 40 27 93 67

El servicio es muy atento, la comida muy buena, y la relación calidad/precio esta muy bien. Su unico inconveniente es el tamaño del local y que comes literalmente con los de la mesa de al lado encima , pero consigues olvidarte de ellos en cuanto llegan los platos.(30€)

Au Petit Sud Ouest

46, Avenue de la Bourdonnais, 75007 París, Francia (Eiffel Tower / Invalides / Palais-Bourbon)  +33.1.45.55.59.59

Sí quieres darte un poco más de lujo que los Restaurantes anteriores este es tu Restaurante.

Podrás degustar el foie Grass de pato o de ganso y de segundo el confit de pato con patatas o setas o bien el Magret con patatas o setas , entre otros manjares que sirven , porque estarás degustando lo más exquisito que hay en París en cuanto a estos productos , verdaderamente sublime y toda una experiencia gastronómica. Precio medio sobre los 50€.