Esta guía de Berlin esta realizada en una de las capitales alemanas que más historia tiene.Asolada durante la Segunda Guerra Mundial y dividida por el Muro durante 28 años, Berlín recupera su antiguo esplendor a pasos de gigante.

Los edificios de arquitectura moderna borran con grandes pinceladas el oscuro pasado de la ciudad, creando un ambiente especial donde lo clásico se mezcla con lo moderno y lo extravagante con lo cotidiano.

Los rastros del muro forman el mejor de los museos en el que se pueden revivir  y contemplar los  tiempos de angustia por la división de la ciudad , los campos de concentración exponen sus secretos mejor guardados sobre las consecuencias de un fascismo  y los búnkeres transmiten el terror que un día mantuvo a la ciudad oculta por el miedo.

La ciudad de  Berlín ofrece un amplio abanico de actividades, visitas y excursiones excitantes que logran que el visitante forme parte de su historia y que le encante.

Vamos con los lugares que no debes perderos,empezamos.

Parque Tiergarten

El Parque de Tiergarten es uno de los parques más grandes de Berlín. Es como un remanso de paz. en esta maravillosa ciudad. Tiene muchísimos  árboles, pequeños lagos y pequeños ríos. Como en cualquier parque veras a mucha gente patinando, en bicicleta, leyendo ó corriendo.

En el Parque de Tiergarten te puedes encontrar el monumento en honor a los soldados rusos que perdieron la vida uno de los símbolos más importantes de la ciudad y veras grandes columnas cuadradas con una estatua de un soldado ruso. Justo en la entrada podrás observar dos verdaderos carros de combate rusos de la 2a guerra mundial,justo detrás de estos tanques podrás ver escondido un pequeño museo  grafico lleno de fotografías de la segunda guerra mundial de Berlín. Es muy interesante porque verás cómo quedo la ciudad con los bombardeos en la segunda guerra mundial.

En diferentes sitios del parque te encontraras estatuas de distintas personalidades alemanes desde Richard Wagner (famoso por su opera Tristán e Isolda) ó ó la del monumento a Bismark (El general) Y en la parte central del Parque te encontraras un ángel alado que es el símbolo de  la victoria alada. Como está en una columna y en el centro lo podrás ver desde cualquier parte del parque. Se puede llegar a este parque saliendo desde la Puerta de Bradenburgo. Hay una tienda de souvenirs en el Parque donde podrás comprar pequeños recuerdos,pero esta quizás no es de las más baratas en otras zonas de la ciudad podrás comprarlos más baratos,pero si he de decir que es quizás una de las que mejores cosas dispone.

Muro de Berlín

Todo lo que se pueda escribir sobre el muro de Berlín es poco, por eso mismo yo daré mi humilde  opinión en vez de hacer una experiencia propia de un simple viaje de vacaciones. Berlín, es una ciudad encantadora y que respira historia reciente en cada uno de sus rincones. Pasear por sus alrededores siguiendo su muro es recordar un pasado reciente y latente aún en la mayoría de Berlineses que tienen muy presente lo que allí ocurrió hace pocos años a atrás. El muro de Berlín respira lamentaciones, histórias vividas y mucho sufrimiento contenido que con este muro han sabido derribar ,es una fantástica forma de poder contemplar la maravilla de historia que nos cuenta.

Hatch – Museo de la pegatina

El “hatch – The Source For Stickers Worldwide” es un museo dedicado al arte de la pegatina, situado cerca del Cassiopeia Club y el Skatehalle Berlin. Es un espacio pequeño, de entrada gratis, donde se pueden ver expuestos diferentes tipos de pegatinas que se suelen ver por las calles, relacionadas con el mundo del arte urbano y el skate. Además de una exposición de pegatinas tienen algunos libros de arte urbano expuestos.

El Reloj Mundial

El Reloj Mundial es una gran estructura de metal que rota permanentemente y muestra la hora de todo el mundo,es realmente curioso de verdad. Se encuentra en el centro de la Plaza Alexander (Alexanderplatz) y es una de sus principales atracciones de muchos turistas. A mí me gustó mucho la estructura y el diseño de este reloj, sobre todo de noche iluminado. Resulta emocionante poder contemplar las horas de todos lugares del mundo, sobre todo porque si algo es Alexander Platz es lugar de encuentro y vida en movimiento nocturna. La imagen del reloj, con el hotel Park Inn y la Torre de la Televisión es bellísima. Si la Plaza Alexander tiene cierto parecido en la vida berlinesa a la Puerta del Sol en la de los madrileños, el Kilómetro Cero sería como el Reloj Mundial.

Catedral de Berlín

El “Berliner DOM” se localiza en Berlín Mitte, en el lugar donde esta bella ciudad fue fundada junto al río Spree.

No nos podemos olvidar en esta guía de Berlin ver la catedral en su interior es una verdadera maravilla pero tampoco hay que olvidar que puedes subir a la parte superior por 5 euros y ver unas verdaderas vistas impresionantes de la ciudad.
No es de las más antiguas pues fue construida entre 1895 y 1905, por orden de Guillermo II, y diseñado por el arquitecto alemán Julius Raschdorff.
Esta hermosa obra arquitectónica, es considerada como uno de los monumentos más importantes de la ciudad , junto con la famosa Puerta de Brandenburgo y con los Museos ubicados en la Isla.
Al igual que todo Berlín, los bombardeos dañaron fuertemente a este edificio, y al quedar en la parte “este” a cargo de los rusos, su reconstrucción no fue prioritaria, y se postergó hasta 1975, cuando fue parcialmente reconstruida. Ya en 1993, habiéndose logrado la reunificación, se pudo reconstruir en su totalidad para devolver su antigua y hermosa apariencia, variando un poco la cúpula central y las laterales.
Al interior de la Iglesia se encuentra una gran cripta en donde se han enterrado diversos miembros de la familia Hohenzollern, personajes de la realeza alemana.
Frente a la Catedral, se encuentra la bella plaza Lustgarten, a un costado el Museo Altes, un bello edificio neoclásico que forma parte de los famosos Museos de la Isla; y del lado contrario, está la hermosa y legendaria Avenida Unter den Liden (bajo los lilos).

Hackescher Markt

Esta plaza es uno de los rincones más característicos del Berlin Oriental. Situado en el barrio judío, se encuentra entre las calles Rosenthalerstrasse y Oranienburgerstrasse, llenas de tiendas y locales para salir por la noche. La estación es un edificio muy característico de finales del siglo XIX, por el que pasan trenes de largo recorrido (sin parar) y el tren de cercanías S que conecta con  la ciudad. A un lado de la estación se encuentra el edificio del instituto Cervantes, con un estupendo restaurante en la planta baja (Pata Negra) y la biblioteca en el ático. Del otro lado, se encuentra el Hackescher Hoffe, los patios judíos llenos de tiendas de souvenirs y de restaurantes, cines, cafés y teatros. Los jueves y sábados hay un mercadillo con puestos de comida y de artesanía con cosas curiosas pero bastante caras.

Barrio de Kreuzberg

Kreuzberg es uno de los barrios más animados de Berlín, uno de los barrios más singulares que acoge a una mezcla de punks, bohemios, anarquistas, y una gran comunidad turca. Los turcos representan un tercio de la población del barrio, y a veces se llama al lugar la pequeña Istanbul. Es un barrio perfecto para comer al medio día en los numerosos kebabs y restaurantes turcos. El barrio se ha desarrollado y mejorado en los últimos años con las empresas web, galerías de arte, diseñadores, los edificios  se han renovado y se ha convertido en un lugar de moda, más y más caro. Pero siguen teniendo este increíble ambiente oriental en ciertas calles, restaurantes, discotecas, propaganda de candidatos turcos a las elecciones del barrio, escritos en turco etc… Puedes ir al Gorlitzer Park, famoso por las numerosas familias turcas haciendo barbacoas el fin de semana, y a Bergmannstrasse y Oranienstrasse para los restaurantes y bares.Una maravilla para nuestra guía de BERLIN.

Hamburger Banhof

Hamburger Banhof es una de las estaciones de trenes más antiguas de la ciudad y más emblemáticas , que sigue de pie todavía hoy. Fue construida a mediados del siglo XIX al inicio de la línea de tren entre Berlín y Hamburgo. La estación fue gravemente dañada durante la segunda guerra mundial, y la renovaron en 1996 para volver a abrir como museo la ha convertido en algo impresionante “del presente”, es decir un museo de arte contemporáneo. Puedes ver obras de Beuys, Roy Lichtenstein, Andy Warhol… Y desde 2004 hay una exposición de la colección de Christian Flick. Fue un evento que causó mucha crítica porque los Flick son una de las más ricas familias de Alemania, acusados de haber confiscado muchas obras de arte a los judíos durante la segunda guerra mundial. Flick fue juzgado en Nuremberg. La exposición fue rechazada en Suiza pero lleva cinco años en Berlín.

Checkpoint Charlie

No nos podemos olvida ren esta guía de Berlin de Checkpoint Charlie por ser  uno de los varios puntos para cruzar de un lado al otro de Berlín en la época del muro. Puedes ver todavía en el suelo por donde pasaba el muro. Al lado, hay un montón de tiendas turísticas. De hecho, la garita de control que ves ya no es la original, la muni la removió y se volvió a construir pero como atracción turística. Hay dos grandes retratos de soldados, un americano que mira hacia el Este y un ruso mirando hacia el Oeste. A parte de eso no hay mucho más, la gente se saca fotos con falsos militares y te pueden sellar un pasaporte falso también. Al lado, hay varias paredes llenas de explicaciones muy interesantes sobre la historia del muro y de las alianzas militares en Berlín. Y el museo del muro que también merece una visita.

Dead Chicken Alley

Berlín es famoso por muchas cosas, pero fundamentalmente por su cultura “alternativa”, algo que es difícil de ver en casi ningún otro lugar del mundo (al menos en la cantidad y calidad que ofrece la capital de Alemania). Ahora, una cosa es que te lo cuenten y otra verte metido en ella. Esto es lo que se puede conseguir entrando en este pequeño callejón que sale de la muy transitada calle Roshentaler.

El contraste es sencillamente apabullante; sales de una de las zonas más comerciales de Berlín para entrar en una de las más alternativas, decorada con centenares de grafitis. Pero al adentrarse en este callejón te das de bruces con algunas tiendas, un bar y, sobre todo, una exposición callejera (Dead Chickens) compuesta por los “animatronics” que se ve en las fotos y videos. No tengo palabras y es imprescindible en tu guía de Berlin , simplemente recomiendo que se visite y se experimente de primera mano.

Puerta de Brandenburgo

Cuando uno llega a Berlín, espera, deseoso, poder ver la famosa Puerta de Brandenburgo, puerta que debería ser de grande, al menos, como un par de Santiagos Bernabéus, unidad de medida básica utilizada por cualquier exagerado que se precie de serlo,pues no tiene nada que ver si pensáis que es así os llevareis una gran desilusión por lo peque ña que es.

A pesar de la desilusión inicial, la Puerta, cuya construcción finalizó en 1791, es uno de los grandes símbolos de la ciudad y del propio país. Al contrario de lo que se pueda pensar, no es un arco del triunfo sino que es una de las 18 puertas que antiguamente daban acceso a la ciudad.

La nota curiosa, y anecdótica, es la Cuadriga, que representa a la diosa de la Victoria montada en un carro tirado por cuatro caballos en dirección a la ciudad. Dicho monumento se convirtió en el capricho alemán de un tal Napoleón Bonaparte, quien decidió que debía llevarla a París para mostrársela a sus ya libres conciudadanos. Gracias a Dios, o, mejor dicho, gracias al general Ernst Von Pfuel, quien se ocupaba de defender aquella parte de la ciudad contra los franceses, los planes del bajito cabezota francés no llegaron a buen puerto y la estatua volvió a lucir en Berlín. Concretamente, este glorioso retorno fue el motivo de la adicción de la cruz de hierro que portó durante mucho tiempo.

Como apuntes relacionados con la Segunda Guerra Mundial, el monumento sufrió graves desperfectos en los bombardeos que se sucedieron en la ciudad pero, algo insólito en muchos años, las autoridades de la dividida Berlín consiguieron ponerse de acuerdo y restaurarla. Además, en la Plaza de París, donde la Puerta está situada, se encuentran las embajadas de Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, algo que, se quiera o no, en la época de la Guerra Fría debía tener su aquel… ¿los empleados de ambas embajadas tomarían café y churros en el mismo bar? ¿Se interesarían por la familia? ¿En cuál de las dos embajadas se comería mejor? Como veis, por mi cabeza, supongo también por la vuestra, pasan los grandes interrogantes de la Historia…

También se encuentran en la Plaza de París se encuentran algunas de las sedes de los bancos más importantes de Alemania y Europa; oficinas de diferentes organismos europeos y el famoso hotel desde el cual Michael Jackson, ese amigo de los niños, sacó a su hijo por el balcón para espanto de seguidores, madres y tertulianos televisivos de los mejores canales del globo terráqueo.

A pesar de las dimensiones, comentadas en tono jocoso, no dejéis de visitar el monumento, pues merece la pena y, al estar en el centro de la ciudad, se encuentra cerca de muchos otros lugares de gran interés en Berlín.

Monumento al Holocausto

Sensaciones encontradas es lo que tendrás cuando entres en sus piedras. Supongo que todos percibimos de manera muy particular ciertos sentimientos a la hora de explicar que se siente en un lugar que recuerda una de las páginas más oscuras de nuestra historia. La experiencia no es agradable, es un lugar que invita a reflexionar en cuanto, hasta que punto, puede ser despreciable la condición humana hacia las mismas personas que hay en el mismo mundo.

El monumento, terminado en el año 2005 por el arquitecto estadounidense Peter Einsenman, es un extenso campo de monolitos de un apropiado color gris oscuro, de hasta dos metros de altura, que representan a los millones de personas asesinadas por el régimen nazi.

Me gusta la idea de que esté situado en el Unter den Linden, en pleno centro de Berlín, concienciando permanentemente a sus ciudadanos de que, hay ciertas cosas, que jamás deberían volver a repetirse.

Me parece ejemplar, y las comparaciones con otros muchos países resultan, en este caso, odiosas.

La iglesia del Recuerdo o Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche

Sin lugar a dudas esta es el edificio de Berlín que no debes de olvidar en tu guía de Berlin. La Iglesia Conmemorativa del Káiser Guillermo (también llamada Kaiser-Wilhelm-Gedächniskirche) es una parada obligada en esta ciudad.

Clasica y moderna, símbolo de la destrucción y de las ganas de vivir. En un principio fue diseñada en estilo neorromántico durante el XIX, pero durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial quedó casi totalmente destruída. Después de la guerra se retirarón las ruinas, conservando sólo la gigantesca torre frontal. Para recordar este acontecimiento se erigió a su lado el Gegenkhalle (o “Salón Conmemorativo”), en ella se guardan documentos sobre la historia de la iglesia. Pero sin duda, la edificación que más contrasta es la nueva iglesia de vidrio que se construyó en 1961: de color azul y octogonal…

Resulta increíble comprobar lo bien que se acompañan estas dos torres tan distintas. Es sin lugar a dudas la mejor oferta para nosotros de la arquitectura berlinesa: ¿por qué el pasado y el futuro no pueden conjuntarse de mejor manera?

El conjunto es verdaderamente bonito. La antigua torre del XIX se halla semidestrozada, dándola un ambiente casi fantasmal, como de película. Alrededor de este conjunto suele agolparse una muchedumbre de curiosos, de jóvenes y vendedores. La zona está repleta de artistas callejeros y puestos de artesanía.

Reichstag

Hay visitas en muchos idiomas y te tienes que registrar unos días antes por  internet para poder realizarlo. Para la visita del domo, es gratuita y abre hasta la media noche pero suele haber bastante cola, lo mejor es llegar a las primeras horas de la mañana. El parlamento fue muy destruido en 1933 por un incendio, el cual fue el motivo de la caza a los comunistas emprendida por Hitler. El parlamento fue desplazado. En 1995, vuelve a abrir para recibir al parlamento de la ciudad unificada, el Bundestag. La primera sesión tuvo lugar en 1999 y ahora puedes asistir a los debates desde un balcón.

En la terraza, hay un restaurante de lujo que es uno de los mejores de la ciudad.

Para subir al domo del Reischtag, el parlamento alemán, tienes que presentarte en la entrada del lado de la plaza de la república. Suele haber una cola enorme, con lo cual la espera puede ser de horas a no ser que vayas a las 8 de la mañana.La entrada es gratuita pero te hacen pasar por el detector de metal . El domo es de vidrio y reemplaza el que se quemó en 1933. Puedes ver toda la ciudad a 360 grados. Como por un lado está el parque y por el otro el río, no hay edificios altos que te impidan ver hacia una dirección.

Es una de las atracciones que más turistas congrega en la ciudad.

 

QUE HACER EN TU GUÍA DE BERLIN

PraterGarten

En vuestra guía de Berlín no podéis iros sin visitar este lugar.
Amplia carta de cervezas y típica comida bávara, con posibilidad de comer en un local cerrado (la carta es mas típica de un restaurante) o en un amplio merendero al aire libre con mesas corridas, iluminado con decenas de bombillas de colores y estatuas y muy buen ambiente.

No lo dudéis e ir a tomar una cerveza a este local, no os defraudará!!

Cassiopeia

Esta especie de fábrica abandonada gigante es un poco el corazón de Friedrichshain, que a su vez es un poco el barrio de moda en Berlín.

Bajamos del metro en Warschauer Strasse y seguimos al (inusual, por ser Berlín, esa ciudad sin aglomeración alguna) gentío. Girando a la derecha y entrando por Revaler St. está este complejo con ese rollo tan berlinés que nos encanta: todo medio roto o viejo, lleno de pintadas, dejadísimo y “pobre pero sexy”, que es, en fin, como se define la ciudad. Me lo recomendaron la primera vez que fui y siempre vuelvo.

Dentro hay un skatepark cubierto, varios bares, un centro de videojuegos como del futuro que han abierto no hace mucho, gente bebiendo cerveza en la parte de fuera… La actividad, por lo que he ido viendo estos años, va cambiando. Pero el Cassiopeia, que concretamente es sala de conciertos y fiestones, sigue ahí.

Fichad la programación en su web porque es uno de los planes para cualquier noche en Berlín.

Taverna Athene

La taberna Athene se encuentra situada en el centro de Berlín, concretamente en la parada de metro de Tempelhofer Ufer.
Se trata de un restaurante muy acogedor que sirve comida griega. El ambiente es formidable porque es un restaurante familiar y siempre ofrecen un trato exquisito. Además, la decoración es preciosa, ya que está decorado con murales y cuadros que representan diferentes lugares de la magnífica Grecia.
Hay todo tipo de platos griegos, desde la famosísima musaka, que está exquisita, hasta todo tipo de quesos, carnes, etc. Además, los postres son increíbles, cuesta elegir uno de la suculenta carta.
Las raciones son enormes, así que os aconsejo que pidáis un sólo plato por persona y como mucho algo para picar entre todos.
Por si fuera poco, es un lugar muy barato, y pidiendo dos platos y vino nunca sales a más de 15 euros.
Antes de finalizar la comida, te invitan a un chupito de Ouzo, que es el licor típico de Grecia. Tened cuidado porque huele de maravilla a anís, pero es muyyyyyyy fuerte.
Otra de las cosas buenas que tiene este lugar es que puedes ir a cualquier hora, porque están abiertos desde las 12 de la mañana hasta las 10 de la noche.

Fassbender-Rausch

Este restaurante se encuentra en Charlottenstrasse 60,casi en el centro de Berlin.

Al mediodía ofrecen menúes diarios relativamente accesibles y de primera calidad. La particularidad del restaurant es que todo lo que hacen tiene chocolate. Así fue como disfruté de un plato de cordero con salsa de chocolate. No suelen gustarme este tipo de mezclas pero tengo que reconocer que fue superior. El servicio es muy amable, casi todos hablan inglés. Por supuesto, no puedes olvidarte de  llevarte una buena cantidad de chocolates pues son buenísimos. A esta altura, ir a Berlín y no pasar por Fassbender-Rausch es un desperdicio. De verdad es muy bueno poder ir y disfrutar de una buena comida con un precio razonable sobre los 18 euros.

Estos quizás son los lugares más importantes de Berlín quizás me deje alguno pero son los más recomendables,espero que os guste hasta pronto viajeros.